How Does a Savings Account Help?

Ahorrar e invertir son hábitos que se cultivan a partir del modo de pensar. Al recibir un aumento de sueldo muchos tienden a pensar en qué se pueden comparar con el dinero adicional. Otros, más astutos, saben que lo que no se bien-administra simplemente se desperdicia. Consecuentemente ahorran e invierten sus dineros discrecionales en vez de gastarlos en cosas vanas y temporales.

Al decir dinero discrecional me refiero a la cantidad de recursos disponibles que una persona tiene después de cubrir sus gastos fijos. Es recomendable que cada persona tenga por lo menos seis meses equivalentes a sus gastos fijos mensuales depositados en una cuenta corriente o de ahorros. Supongamos que sus gastos fijos mensuales son de RD$50,000.00. En tal caso debería tener por lo menos RD$300,000.00 en una cuenta bancaria denominada “fondo de emergencia”. Esto quiere decir que esos dineros serán utilizados solo en la eventualidad de una emergencia como un accidente, enfermedad o pérdida de empleo.

Cabe señalar que el último “can” o grito de la moda no representa una emergencia financiera aunque grite, brinque y pataleé a cado rato en la radio y en la tele. Los recursos que excedan el balance mínimo del fondo de emergencia son los que podemos invertir en diferentes instrumentos como bonos, acciones o propiedades inmobiliarias. Desconocedores de este principio invierten o simplemente gastan la totalidad de sus dineros discrecionales y en la eventualidad de una emergencia se ven desprovistos de capital en efectivo. En tales casos muchos terminan obligados a vender sus inversiones muy por debajo de su valor y a tomar préstamos con altas (y muchas veces injustificables) tasas de interés.

Acuérdese que hacer una inversión equivale a sembrar una semilla. Los mercados son volátiles en el corto plazo. El rumor de crisis y guerra no debe llevarlo a desenterrar su semilla en lo que dicen berenjena. ¿O acaso se tira usted del avión cuando el piloto anuncia que habrá turbulencia? Sepa que para ganar en la vida hay que ahorrar cada día con sabiduría. Generando fuentes de ingresos que sean mayores que los egresos podemos plantar semillas que un día como árboles nos darán buena cobija. El ahorro son esas semillas, mas la creación del árbol y sus frutos son resultado de la inversión inteligente, disciplinada y sostenida a través del tiempo. Plantadas en tierra buena las semillas mueren, germinan y fructifican.

Lamentablemente muchos aversos al riesgo y carentes de conocimientos ponen las semillas debajo de un colchón. Allí yacen aplastadas sin dar a luz a un árbol y su poder adquisitivo y de crecimiento desfallece víctima de la inflación. ¿Y qué es la inflación? Es simple y llanamente aquello que Juan Luis Guerra cantó tan pegajosamente en los años noventa: “El costo de la vida sube otra vez / el peso que baja ya ni se / y las habichuelas no se pueden comer / ni una libra de arroz, ni una cuarta e café . . .”

En lo que tiene que ver con instrumentos financieros, en República Dominicana contamos con certificados de depósito, bonos corporativos y bonos soberanos. Dichas opciones son generalmente para la preservación de capital, no para la acumulación. Cuando decimos “instrumento de preservación de capital” nos referimos a un mecanismo que por lo menos proteja el poder adquisitivo de su dinero a través de un retorno que sea igual o mayor a la tasa de inflación. La tasa de inflación promedio anual entre el año 2000 y 2010 en RD fue de 12.4%. A ese ritmo los precios de los productos de la canasta básica se duplican cada 6 años.

Las ofertas de bonos denominados en pesos en el mercado dominicano ofrecen retornos de entre 8% - 17% mientras que los denominados en dólares ofrecen rentas de entre 3% – 7%. Al considerar la diferencia en rentas tenemos que considerar la tasa inflacionaria de la moneda y la salud fiscal del gobierno o entidad privada que emite el título. Hoy por hoy en el país no tenemos una plataforma integral para el inversionista individual en sentido general.

La sociedad demanda instrumentos financieros que permitan la efectiva diversificación y manejo de riesgo así como incentivos fiscales para invertir en cosas esenciales como la educación y la jubilación. Empecemos por pensar de acuerdo a los principios aquí compartidos para desarrollar hábitos saludables de ahorro e inversión sabiendo que los pensamientos originan acciones y las acciones hábitos los cuales, a su vez, son los que marcan la diferencia. Pues, como dijo Aristóteles, “somos lo que hacemos una y otra vez.” De manera que la excelencia y la estabilidad financiera no son actos aislados, sino hábitos, culturas y estilos de vida que se cultivan a través de la disciplina procesal, la inteligencia empresarial y la sensibilidad social, espiritual y familiar.

Cala CNN

Jonathan habla de finanzas con Ismael Cala en CNN.

Elecciones RD 2016

Jonathan D'Oleo analiza contexto político-económico dominicano en Telemundo junto a la reportera Alejandra Molina.

Escollos Desarrollo RD

Desarrollo balanceado en RD.

Cámara de Diputados RD

Liderazgo transformacional.

Rotary International

Emprendimiento, educación y valores.

Telemundo

Compras inteligentes.

Fundación Global

Metodología científica del emprendimiento.

Suscríbete al blog